Nosotros

Fabricamos muchas de nuestras materias primas para garantizar el sabor natural y tradicional de nuestros productos

Dulcinea es un remanso especial para quienes han olvidado la dicha de comer. Permite hacer un alto para celebrar alrededor de la mesa, halagando el paladar, saboreando y gozando de cada bocado.

Por eso la repostería tradicional, preparada con los secretos de las tiernas abuelitas, es un viaje en el tiempo que recrea tu imaginación, estos secretos son convertidos en un arte en el que el amor sigue siendo un ingrediente básico para obtener un suculento resultado. Nuestros productos tienen capacidad de comunicación. Transmiten, con carisma el empeño y la mística que se ponen en su elaboración, aunque al comerlos no se descifre exactamente de donde proviene su encanto, se adivina inmediatamente ese algo único y distintivo.

En Dulcinea sólo existen los pasos indispensables entre el producto y su origen. La mantequilla de leche pura, los dulces de frutas que guardan en su pulpa la energía de nuestra tierra colombiana, el aroma de las moras en su almíbar, el brillo de los cascos de naranja que alardean en los postres y la jugosa madurez de unas fresas que reposan sumergidas entre la crema recién batida, proporcionan agrados casi irreales. La boca se vuelve agua con la torta de chocolate, mientras que el aliento se detiene ante una natilla que se asoma tímidamente escondida entre un delicado dulce de moras silvestres, ó dejarse cautivar por un buen postre de natas, ó sucumbir ante el hechizo de una cuajada que se derrite entre el melado, permítase disfrutar de las colaciones que forman un maravilloso carnaval que similar a la amistad; que decir de los canutos que envician por su crocante consistencia, ya que después del primer mordisco es casi imposible parar de disfrutar y que pensar de la mantecada que siempre va de fiesta en su impecable vestido de celofán y papel, característico de Dulcinea para conservar su aroma y hacerla singularmente apetitosa.

Si al llegar a Dulcinea tiene la sensación de entrar en un lugar dedicado a la Tradición artesanal de la panadería donde lo único difícil es escoger, cédale la palabra a sus antojos para disfrutar de todos los aromas y sabores de productos elaborados con las mejores materias primas, sanamente preparados, sin preservantes y aditivos.

Todos nuestros productos tienen recetas clásicas que han madurado a través de generaciones de personas con talento innato. A nuestras recetas acuden quienes saben gozar de la vida complaciendo sus sentidos y reteniendo para siempre los sabores que se añoran con la fuerza de la nostalgia. Es así como Dulcinea empresa 100% colombiana ha logrado cautivar por más de 30 años a todos aquellos que consienten su paladar.